Un acuerdo entre Neuquén y los mapuches pondría en riesgo el gasoducto Néstor Kirchner

Crearon un protocolo mediante el cual las comunidades podrán realizar consultas previas y reclamos cuando consideren que la obra atraviese su terreno.

Mientras avanza el proceso licitatorio para la construcción del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner, que permitirá el transporte del gas no convencional, el gobierno de Neuquén, a cargo de Omar Gutiérrez, les propuso a caciques y líderes de grupos autoproclamados mapuches realizar consultas previas al desarrollo de la obra energética antes de emprender trabajos en "sus territorios". La oposición aseguró que esto podría poner en riesgo el desarrollo de Vaca Muerta.

La empresa estatal Energía Argentina (Enarsa) concretó este lunes la apertura del sobre número 2 del renglón 2 para la obra de infraestructura considerada la más importante de los últimos 40 años. Se trata de 220 kilómetros de cañería que se extenderán entre el kilómetro 220 de la traza en La Pampa hasta el kilómetro 440 en la misma provincia.

Al mismo tiempo, Gutiérrez presentó el "Protocolo de Consulta Previa, Libre e Informada" (CLPI), que le da a los referentes de comunidades indígenas intervención y capacidad de veto en este proyecto, estratégico para el sector petrolero como para la estabilidad macroeconómica de la Argentina.

Esto les permite a los líderes de estos grupos exigir dinero, beneficios u otras acciones en caso de que, por ejemplo, la obra atraviese un terreno que ellos consideren propio por tenencia ancestral. Los especialistas y técnicos que trazaron la obra no detectaron ningún derecho de propiedad afectado. Ni la provincia ni la nación los reconoce como dueño de esas tierras.

De esta manera, se establece