• Luis Mania

Mal día para usurpadores. Pidieron ayuda a Crónica Tv pero tampoco resultó. Mirá el video!!!


Los hechos sucedieron este último lunes en las primeras horas de la tarde en la zona de Mariano Acosta en el Oeste del Gran Buenos Aires en una toma de terrenos.

Todo había comenzado hacia unos tres meses cuando unas 40 familias usurparon unas cuantas hectáreas en la mencionada zona y como el fin de semana pasado hubo lio con el personal policial fue por eso que los okupas decidieron solicitar la presencia de Crónica TV para que filmasen lo mal que la estaban pasando durante lo ocupación.

Fue entonces que la gente de Crónica TV se llegó hasta la toma de la zona de Mariano Acosta y entrevistó a la líder de la ocupación, una señora que tenía todo el tiempo unos papeles en la mano como si se tratase de documentación que respaldaba su accionar.

Pero la cosa para los usurpadores ya arrancó mal de entrada porque si bien la líder de la ocupación contaba lo mal que los trataba la policía no logró despertar lástima ni solidaridad entre los periodistas de Crónica TV.


La líder de la toma comenzó diciendo: «Estamos acá asentándonos. Son más de 40 familias que están en situación de calle. Hay algunos que están alquilando y otros viviendo de prestado, y lamentablemente nos encontramos que no nos dejan montar nuestras casillas que necesitamos para vivir. Lamentablemente la policía nos reprime y nos saca».

El conductor de Crónica TV no se conmovió por lo que contaba la mujer y la apuró preguntándole: «¿Dónde vivía usted? ¿Dónde vive?».

La mujer hizo un largo silencio y respondió: «Yo vivo en el terreno de mi papá, pero tengo dos hijos grandes adolescentes y necesito un espacio. Ustedes saben que los chicos crecen y necesitan su espacio».

Ahí nomas uno de los periodistas que estaba en el estudio la barajo en el aire y le dijo a la mujer: «El espacio no se consigue cometiendo un delito. Lo que están cometiendo, tanto la gente ésta como usted, es un delito porque usted está usurpando un terreno o una tierra que no es suya y eso tiene dueño ya sea el estado o un particular».

Lejos de entender la situación, la mujer redobló la apuesta y dijo: «Si. Pero el Presidente dijo que toda tierra que esté deshabitada sin ser reproductiva pasa para la gente que la necesita».

El conductor y los periodistas que se encontraban en el piso dijeron a coro: «Nooooo». Y uno de ellos le aclaró a la mujer que el Presidente no había dicho eso, y que en todo caso no era algo que se hiciera en forma directa.

Por un momento la líder de la toma dejó de hablar con la gente de la TV y entonces el movilero entrevistó a otro hombre que resulto que también tenía donde vivir ya que alquilaba.

«Yo estoy alquilando. Yo también en verdad lo necesito, sino no estaría acá luchando», dijo el entrevistado cruzado de brazos.

Se escuchó que desde el estudio de Crónica TV una periodista dijo: «Yo también lo necesito. Todos lo necesitamos». Dejando en offside al entrevistado.
Luego siguieron conversando con otras personas más de la toma y daba la casualidad que todos tenían vivienda propia o tenían un lugar donde vivir por lo que cada vez más la usurpadores se quedaban sin argumentos ante las cámaras o las preguntas de la gente del estudio de TV.

Los okupas se quedaban sin el apoyo de la gente de Crónica TV y para colmo llegaban más y más policías a la ocupación.

Hasta que finalmente pasó lo que tenía que pasar. Llegó el dueño de las tierras y los okupas se quedaron definitivamente sin base, argumentos ni la ayuda de la TV por lo que emprendieron la retirada.

La líder de la ocupación volvió a hablar y dijo: «Bueno. Nos vamos. Nos retiramos. No hay causa penal acá».

Desde el piso de crónica le respondieron irónicamente. «Al próximo terreno se van. No hay causa penal por la buena voluntad y porque Dios es grande».

Las cámaras mostraban como la líder de la fallida ocupación arreaba a la gente de todas las edades y de a poquito se iban de las tierras que una hora antes habían jurado nunca abandonar.

Está visto que a los usurpadores no les resultó nada bueno llamar a la gente de Crónica TV para que mostraran una supuesta represión que iba a haber y lo mal que la policía trataba a la gente de la toma.


Ya que los periodistas del canal de a poco fueron haciéndoles pisar el palito a cada uno de los okupas, que finalmente se quedaron sin nada de nada. Y cada uno se fue a su casa.