Los restos de un cohete chino se estrellarán contra la Tierra este fin de semana

Pesan 21 toneladas, pero los científicos de ese país aseguran que el objeto se desintegrará durante la caída.

En mayo, el Long March 5B puso en alerta a la comunidad internacional cuando se anunció que caería a la Tierra sin control. Finalmente cayó al océano y no causó daños. Ahora, un nuevo objeto volador del mismo modelo está a punto de caer sobre el planeta.

Se trata de un nuevo cohete Long March 5B cuya misión era llevar un módulo a Tiangong 3, la estación espacial china que actualmente está en construcción. Tras completar su tarea, comenzó un reingreso descontrolado a la atmósfera de la Tierra y se espera un impacto para este fin de semana.

La agencia espacial del país asiático y los ingenieros que monitoreaban el cohete, aún no saben ni tienen alguna aproximación de donde podrían caer los fragmentos. Sin embargo, señalan que el riesgo de que caiga en un lugar altamente poblado es mínimo.