Liberaron a Macho: Cuando la democracia se honra respetándola y haciendo cumplir la ley


“Seguramente quieren aleccionarme”, lanzó Roberto Macho desde la cárcel, desde un pabellón en San Felipe, en donde está detenido por violar reiteradamente el articulo 194 del Código Penal, el que dispone penas por interrumpir o impedir “el normal funcionamiento del transporte por tierra, agua o aire o los servicios públicos de comunicaciones, de provisión de agua, de electricidad o de sustancias energéticas”. Por cortar calles y rutas de manera constante y sistemática, para que quede claro.

A esa afirmación, el titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), le adicionó en tono de sentencia que no lo van a doblegar porque sus patrones son los trabajadores y la sociedad mendocina. Pero su arenga, que transmitió en vivo desde la cárcel en la mañana del miércoles, luego de que le entregaran sus pertenencias, entre ellas el celular que utilizó para la comunicación, la completó con una orden enfática a sus seguidores y en tono profético: “Paren, manifiéstense, retengan los servicios, sean fuertes, sean los líderes de sus propias vidas”.

En verdad, de los dichos de Macho, de su pensamiento, de su manera de encarar su defensa por las imputaciones en contra y de la forma que asume para sacarle provecho a una situación que venía buscando desde mucho tiempo atrás, como el hecho de ser detenido como lo consiguió, con escándalo mediante en medio de un acto aparatoso y teatralizado, qué se puede decir que no sea más que lo obvio. Y que es parte de la naturaleza que le ha dado vida a los actos que ha protagonizado.

Macho se defiende y lo hace como le parece y cree que le conviene. Dice con una seguridad meridiana y admonitoria que lo que hace, esto es cortar las calles y las rutas, interrumpir el transporte, provocando el caos y alimentando el hastío, la ira, la impotencia y la bronca de los ciudadanos a los que afecta con sus actos de manera directa, lo hace por mandato de los trabajadores a los que llama “sus patrones” y en defensa de “la sociedad mendocina”.