La política no deja a un concejal seguir trabajando en su actividad privada

Los concejales que provienen de la planta del Estado no quieren trabajar de noche para permitirle a aquellos que tienen una actividad privada la mantengan, como sería lógico.


Todo indica que para quien no viene siendo parte de la planta de personal del Estado, no puede ejercer un cargo de representación. El caso del concejal alvearense Adrián Caltabiano desconcierta: pidió sesionar por las noches, para poder sostener su actividad privada en horario de comercio, y no solo se lo negaron, sino que se burlaron de su iniciativa tildándolo de "insólito".

Lo que el edil alvearense pedía es volver a lo que fue en los inicios de la institucionalidad de Mendoza el ejercicio del cargo de concejal: los vecinos elegidos para los concejos municipales, se juntaban en determinadas oportunidades al terminar sus actividades a discutir en sesiones públicas los asuntos del municipio. Durante las jornadas, participaban de reuniones que no los ocupaban todo el tiempo para tratar los expedientes y peticiones. Terminados sus mandatos, volvían a trabajar a su actividad particular, ya sea como empresarios o como empleados, pero sin quedarse enganchados eternamente del Estado, en forma acumulativa.

Con el paso de los años se llegó a la situación de hoy: un empleado de planta del Estado puede pedir licencia por "cargo de mayor jerarquía". Ejerce el mandato de concejal y vuelve. Siempre tendrá depositado en el cajero automático, funcione bien o mal el país, su salario. El que llega desde l