• Luis Mania

El Gobierno anunció que el 17 de febrero comienzan las paritarias con los gremios de estatales

El ministerio de Gobierno que comanda Víctor Ibáñez será el encargado de negociar con ATE, ATSA, SUTE y AMPROS, entre otros. Los sindicatos advirtieron que no aceptarán una suba por debajo de la inflación.



El Gobierno de Mendoza confirmó este viernes que el jueves 17 de febrero comenzarán las reuniones paritarias con los diferentes gremios que agrupan a los empleados de la administración pública local.

Según antiparon desde el ministerio de Gobierno de Víctor Ibáñez mediante un comunicado de prensa, el jueves 17 se reunirá el cuerpo paritario del Gobierno con los representantes de ATE, ATSA, SUTE y Administración Central en el estadio cubierto Aconcagua Arena, ubicado en el Parque General San Martín.


Al día siguiente, el viernes 18, será el turno de la paritaria de AMPROS, de la Subsecretaría de Trabajo y el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, todos en el mismo escenario. Según reza el comunicado, "durante los días 21 y 22 continuarán las reuniones con los representantes de: Fiscalía de Estado, Contaduría General, Tesorería General, Tribunal de Cuentas, Ecoparque, Guardaparques, Régimen 35 y Parques y Paseos públicos. El martes 22, se citó a los gremios que nuclean a los empleados del Instituto de Juegos y Casinos, EPAS, DPV, Empleados y funcionarios judiciales". El ministro Ibáñez no quiso hacer referencia a la oferta que planteará a los trabajadores estatales y aseguró que "el lugar para debatirla es la mesa paritaria" por lo que no adelantará porcentajes ni propuestas ante los medios de comunicación.


Qué piden los sindicatos

Según confirmó el secretario general de ATE, Roberto Macho, los trabajadores públicos afiliados en ese sindicato piden una recomposición salarial del 50%, que se debe dar de enero a diciembre del 2022.

Además, van a ir a paritarias con la propuesta de una cláusula de revisión salarial, para equiparar el sueldo a la inflación y el blanqueo del bono de $7.200 que otorgó el Gobierno.

Según Macho, los afiliados a ATE se encuentran con asambleas en los lugares de trabajo y están atentos al esperado llamado a paritarias.

En cuanto a la posibilidad de un aumento por decreto, Macho dijo que no lo aceptarán y que "están dispuestos a ir a la calle"

En cuanto a AMPROS, el gremio de los trabajadores de la Salud, su secretaria general, Claudia Iturbe, señaló que "nosotros no vamos a aceptar ningún bono. El del año pasado lo logramos blanquear, pero en absoluto vamos a aceptar una propuesta que incluya bonos".

Agregó también que lo importante para AMPROS es el "cómo" se dé la recomposición salarial. "Lo que nos interesa es fijar un índice de actualización que tenga relación con la inflación".

Esto significa que piden la indexación mes a mes por inflación y no buscan un porcentaje fijo. Esto, según explicó, es porque dividido en cuotas, el porcentaje fijo se llega a completar de aquí a fin de año y de esta manera se pierde mucho tiempo.

En tanto, César Llanos, de Judiciales, destacó que mientras que el 2020 fue un año perdido en cuanto a la recomposición salarial, en el 2021 les otorgaron 45% de aumento en forma escalonada, que fue superado por la inflación. No están discutiendo un porcentaje de aumento fijo, sino una reestructuración del salario, que abarque no solo la pérdida por inflación, sino el aplastamiento del salario ocurrido desde el 2020 a esta parte.

El SUTE reclama recomposición salarial

El sindicato que más presionó para el llamado a paritarias del Gobierno fue el SUTE, con su nueva secretaria general, Carina Sedano, una mujer que viene de la CTA -el ala kirchnerista de los sindicatos. Sedano se reunió con el gobernador Rodolfo Suarez y el director General de Escuelas, José Thomas, el pasado jueves, día en el que prometieron fijar la fecha de manera inminente.

El jueves, en la reunión de plenario provincial del SUTE, surgió de cara a la negociación el mandato de pedir una recomposición salarial que contemple la pérdida del poder adquisitivo por la inflación. "Hoy un docente con diez años de antigüedad cobra $40.000, cuando la canasta básica es de $70.000, y el sueldo de un celador es de $23.000, con los mismos años de antigüedad", destacó Sedano.



Además, desde el gremio piden el blanqueo de varios ítems del salario y otros puntos que no tienen que ver con lo salarial, como el hecho de retomar concursos, la revisión de infraestructura escolar y la garantía de vacunación para todo el personal de la educación.


Fuente:

Producción: Paola Alé y Analía Doña (Diario Uno)