• Luis Mania

Donarán sus órganos: Una estudiante cayó de un micro en movimiento y murió



La joven de 18 años había tomado el colectivo por error. Se había mudado a La Plata desde Chubut para cursar la carrera de veterinaria. Sus padres decidieron donar sus órganos.


Una estudiante de 18 años falleció este lunes en La Plata tras golpearse cuando intentó bajarse de un colectivo en movimiento, al darse cuenta que iba en la dirección equivocada.

El hecho ocurrió el viernes pasado alrededor de las 13 en la calle 60 entre 122 y 123, casi en el límite con Berisso. La víctima fue identificada como Isabella Marino, quien se había mudado desde Chubut a La Plata para iniciar su ingreso a la carrera de Medicina Veterinaria en la universidad de la capital bonaerense.

Marino era oriunda de Gaiman, una localidad de unos 10.000 habitantes ubicada a unos 15 kilómetros de Trelew, la capital de Chubut.

Aunque el hecho todavía es materia de investigación, la principal hipótesis es que la joven se equivocó de colectivo y, al percatarse de que iba en una dirección equivocada, quiso bajarse mientras el transporte circulaba a una considerable velocidad.

Una cámara de seguridad de la cuadra registró el momento en el que la joven cayó al asfalto, impactó de lleno contra el pavimento y rodó unos metros hasta que quedó sobre el cordón de la vereda.



Inmediatamente, el chofer, que previamente intentó evitar que se baje y está imputado en la causa que la Justicia inició por “homicidio culposo”, se detuvo. "Todo indica que se trata de un accidente", explicaron fuentes del caso.

Marino fue trasladada al Hospital Larrain, donde se constató de que tenía muerte cerebral. Sus padres, ante ese diagnóstico, decidieron que sea desconectada y donaron sus órganos.


Dolor en las redes


El hecho conmocionó a La Plata y, sobre todo a Gaiman. La Municipalidad emitió un comunicado en el que resaltó que son “momentos de profundo dolor”.

En tanto la Escuela Agrotécnica N° 733 Benito Owe la despidió en redes sociales con un sentido mensaje:

“No hay palabras para expresar nuestro dolor por tu partida, ni explicación posible. Atesoramos en nuestros corazones tu sonrisa, tu frescura, las horas de todos los años compartidos. La familia de Agro733 abraza a la familia de Isabella, a sus compañeros y personal que fueron parte de su vida. En cada estrella del cielo y en cada huella de tu trabajo seguirás con nosotros. ¡Gracias Isabella!”.

"Flaca, qué rápido te llevó la vida. Y qué injusto. Recuerdo tus trabajos perfectos, la sonrisa parca, pero más aún tu empatía con el resto. Sos una bellísima persona, Isabella Marino. Que en paz descanses", le escribió José Amiott, ex docente de la joven.