• Vanina Guzzetta

Chubut. Trazó un camino con una topadora y aplastó 140 nidos de pingüinos: mató casi 300

Además colocó un cerco eléctrico; fue denunciado por el Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas de esa provincia; analizan el impacto en el ecosistema de uno de las reservas clave del sur argentino


Un hombre que usurpó un campo lindero a la reserva natural de Punta Tombo, Chubut, destruyó al menos 140 nidos de pingüinos con una topadora para trazar un camino paralelo. Luego colocó una cerca electrificada para delimitarlo. Esto fue advertido por el dueño de la propiedad, quien rápidamente dio aviso a los guardafaunas y al Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas de esa provincia quienes, realizaron la debida denuncia.

Por ahora no cabe la detención de esa persona, por lo pronto la ley que se violó fue la de maltrato animal”, informó hoy Florencia Gómez, fiscal de la ciudad capital de Rawson, a ADN Sur. Asimismo sostuvo que la pena “puede ser más gravosa”, dependiendo del impacto ambiental, el cual será determinado a través de un informe presentado hoy por un grupo de biólogos.


Creemos que era para tener un acceso directo a la costa, pero para eso habría que tener una autorización previa y un estudio para analizar el impacto ambiental, que es lo que se generó: un daño irreparable”, advirtió la fiscal.


Gómez confirmó el envío de una comisión para realizar allanamientos que constaba de policía montada, criminalística, investigaciones y de la comisaría de Rawson. También participan miembros del Ministerio, guardafaunas, biólogos y miembros de CINPAT.

Por su parte, Jorge Pablo Garcia Borboroglu, fundador del grupo especialista de pingüinos dentro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), explicó que un vecino, que la justicia va a investigar quién es, “invadió el campo, robó 40 hectáreas y puso sus vacas en la propiedad”.

Impacto ambiental

“Para eso hizo un trazado de 800 metros, pasó por el medio de la zona de alta densidad, aplastó los 140 nidos, puso el alambrado y lo electrificó con un panel solar”, aclaró Borboroglu.

El especialista, que integra el grupo que realizó un informe de daños en el lugar, sostuvo que el accionar del hombre provocó por un lado una mortalidad directa en el momento y también un impacto, porque el alambrado impide la circulación de los pingüinos hacia el mar.

“Estaban todos con pichones, algunos pingüinos se habrán escapado en el momento del disturbio y otros quedaron aplastados junto con sus huevos y pichones”, señaló Borboroglu.

“Se constató la destrucción de un número mínimo estimado preliminarmente de 146 nidos, tanto por aplastamiento y posterior compactación del terreno, como por el depósito de material extraído con la pala sobre nidos linderos al camino”, se detalló en el informe presentado a la fiscalía.

“Se estima un total de 292 pichones muertos y/o huevos destruidos, sin poder estimar aún el número de adultos que pudieran haber resultado aplastados por las máquinas dentro de sus nidos”, se precisó en el escrito.