• Luis Mania

Chery planea fabricar 50 mil autos eléctricos por año en una nueva planta de Santa Fe


Sería la primera vez que se fabrican vehículos “ecológicos” en el territorio nacional.

La automotriz Chery instalará una planta de la provincia de Santa Fe para fabricar autos eléctricos. Lo confirmó la directora ejecutiva de la Cámara Argentino China de Producción, la Industria y el Comercio, Alejandra Conconi, en diálogo con el programa de Jorge Lanata en Radio Mitre.


Conconi reveló que el plan de la compañía china contempla producir alrededor de 50 mil unidades por año y que, por eso, “hay una puja entre municipios y provincias” por quedarse con la inversión. Según ella, el gobernador Omar Perotti tiene definida la locación, pese a las presiones de los distritos.



No es la primera vez que se confirma públicamente el desembarco de Chery en la industria “verde” a nivel nacional, pese a que desde la compañía todavía no se han pronunciado al respecto y que el Gobierno de la Nación no lo anunció. En enero, el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, confirmó en diálogo con El Diario AR que “Chery va a instalar una fábrica de autos eléctricos” en la Argentina.


Chery es una automotriz de China que opera como importadora en la Argentina hace más de diez años. El año pasado, el presidente de la compañía, Yin Tongye, le había revelado al embajador “el interés de la compañía en invertir en la fabricación de autos eléctricos”.

Consultados por el sitio Autoweb, representantes de Socma Argentina (es la empresa que se encarga de la importación, distribución y comercialización de Chery) confirmaron que existe “un proyecto de radicación de planta de vehículos eléctricos en el país para abastecer al mercado local y exportar a Latinoamérica”.

El plan de Chery contempla dos partes: la primera es invertir en una curtiembre en La Rioja para producir el cuero necesario para sus autos, propuesta que ya fue elevada a la secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación; la segunda, invertir en una planta de producción de autos eléctricos, en el marco de la Ley de Electromovilidad que anunció Alberto Fernández en marzo del año pasado.

El proyecto de ley del Gobierno propone, entre otras cosas, la prohibición de la fabricación vehículos que funcionen propulsados exclusivamente por motor de combustión interna a partir del 1 de enero de 2041; es decir, en casi veinte años.

El proyecto de la firma asiática encaja, además, en el objetivo de industrialización del litio que se fijó el Ejecutivo. No es para menos: la Argentina, Bolivia y Chile forman el llamado “triángulo del litio”, con el 67 por ciento de las reservas probadas concentradas y alrededor del 50 por ciento de la oferta global.

Según el Ministerio de Producción, la Argentina tiene una séptima parte de las reservas mundiales de litio, lo que la posiciona “en la cuarta posición global”. Además, aporta una sexta parte de la producción mundial y así “se coloca en la tercera posición del ranking”.



La Argentina “es el país con mayor cantidad de recursos con potencial valor económico, aunque no de probada factibilidad y rentabilidad, con algo más del 20% del total mundial. El litio disponible allí está concentrado mayormente en tres provincias: Catamarca, Jujuy y Salta”, asegura el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) en un informe realizado en 2018.

En esta línea, el Grupo BMW anunció el año pasado una inversión de 285 millones de euros para extraer litio de la Argentina a partir de este año y utilizarlo en la producción de las baterías de sus autos eléctricos. El proveedor de la marca alemana será Livent, una litifera norteamericana radicada en Catamarca.

También en 2021, el Gobierno firmó un acuerdo con la automotriz china Jiangsu Jiankang Automobile para producir vehículos eléctricos y baterías en la Argentina.