Ascienden a cinco los muertos tras un fuerte terremoto en Filipinas

El terremoto de poca profundidad tuvo su epicentro en la provincia montañosa de Abra, pero se sintió hasta la capital Manila donde varios edificios fueron evacuados.

Las autoridades de Filipinas informaron que ascendieron a cinco las víctimas fatales del terremoto de 7,0 grados de magnitud que sacudió el norte de Filipinas, pero que se sintió hasta la capital Manila, a más de 300 kilómetros del epicentro, mientras que más de un centenar de personas sufrió heridas.



El sismo de poca profundidad tuvo su epicentro en la provincia montañosa de Abra, en la isla principal de Luzón, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El temblor provocó más de un centenar de heridos en la región y dañó edificios por decenas de desprendimientos de tierra y cortes de electricidad.

Según informó la policía local, dos trabajadores de la construcción murieron en la provincia de Benguet y una mujer de 23 años falleció aplastada cuando se cayó un muro en el municipio de Bangued, situado en la provincia de Abra, donde se notificaron al menos 78 heridos.

Además, otra persona perdió la vida al precipitarse de una obra en la región de Kalinga y seis trabajadores resultaron heridos.

Al respecto, precisaron que una anciana falleció en el municipio de Suyo, en la provincia de Ilocos Sur, tras el desplazamiento de tierra que la sepultó mientras caminaba.