• Luis Mania

Ante la disparada de casos, Córdoba suspende los recitales, las discotecas y eventos sociales

La medida rige desde mañana y hasta el 4 de enero; la variante ómicron de coronavirus ya es de circulación comunitaria en la capital provincial


El Gobierno de la provincia de Córdoba fue el primero en el país en decidir restricciones en medio de la suba de contagios que afecta, en distintos niveles, a todo el país. Las nuevas medidas sanitarias, que regirán desde mañana y hasta el 4 de enero, inclusive, se dan cuando se confirmó que la variante ómicron de coronavirus ya es de circulación comunitaria en la ciudad capital de esta provincia.

Las decisiones incluyen la suspensión de eventos masivos (recitales, festivales, discotecas) tanto en espacios cerrados como abiertos y la reducción del aforo en salones de fiestas, que queda en 300 personas. Discotecas y recitales directamente no están contempladas en ese tope. No alcanza la actividad de bares, restaurantes, práctica de deportes y entrenamiento al aire libre. No los toca ni en volumen de gente ni en extensión horaria.


Algunos funcionarios reconocen que las medidas deberían haber arrancado antes de Navidad, pero esperan el impacto para Año Nuevo, cuando en general hay una movida muy intensa de jóvenes.

También se resolvió que los mayores de 60 años y los equipos de salud podrán recibir la dosis adicional de la vacuna al cuarto mes de completado el esquema de inmunización. Pueden presentarse, desde mañana, en todos los centros habilitados, sin turno previo. En Córdoba, hace varias semanas que el refuerzo se da a los cinco meses a toda la población.

La Municipalidad de la ciudad de Córdoba —donde se concentra el grueso de los contagios— tomó la decisión de avanzar con las restricciones el jueves pasado, anticipándose a varias fiestas de Navidad previstas, como una tradicional que se realiza en el Jockey Club.

“La medida, de carácter sanitario preventivo, busca mitigar la aglomeración de gente en un mismo lugar, en momentos en que la positividad de los contagios ha crecido de manera exponencial en los últimos días”,

comunicó la gestión del intendente Martín Llaryora.

Mañana se cumplirá una semana de la vigencia del pase sanitario (para reuniones de más de 1000 personas, sean al aire libre o ambientes cerrados) y las autoridades sanitarias reconocen que analizan extender su aplicación a otras actividades.



En las sierras de Córdoba, donde hay reservas arriba del 80% para las primeras semanas de enero, hasta el momento, no se registraron bajas. Los referentes turísticos consultados por LA NACION coincidieron en que profundizarán las controles para que se cumplan los protocolos previstos. El gobierno de Juan Schiaretti busca atender lo sanitario afectando lo menos posible la temporada turística que se estima será récord.

Dos días después del 4 de enero previsto como el fin de las restricciones, comienza la época de los festivales. Arranca con el de Doma y Folklore de Jesús María, donde la concurrencia es masiva cada noche. En el caso de Cosquín, el 3 comenzaba el pre-festival, que al menos por dos noches no podrá realizarse.

Además, la administración pública pasó, en su mayor parte, al teletrabajo. La disposición, dijeron desde la Provincia, “busca reducir al mínimo indispensable la presencia física de personas en cada uno de los ministerios y reparticiones, garantizando el estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios”.